El primer vuelo de prueba tripulado de la cápsula Starliner de Boeing se pospone en el último minuto

La cuenta regresiva para el lanzamiento de la nueva cápsula espacial Starliner de Boeing en su vuelo de prueba tripulado inaugural se detuvo el sábado por segunda vez en semanas debido a un problema técnico no especificado, posponiendo la misión por al menos 24 horas más.

blank
Fuente: Augebrands MKT

El primer viaje del CST-200 Starliner, que transportará a dos astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS), ha sido muy anticipado y ha sufrido numerosos retrasos, ya que Boeing lucha por ganar una mayor participación en el lucrativo negocio de la NASA, actualmente dominado por SpaceX de Elon Musk.

La cápsula Starliner, con forma de caramelo, estaba lista para el despegue desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, sobre un cohete Atlas V proporcionado por United Launch Alliance, una empresa conjunta de Boeing y Lockheed Martin. Sin embargo, menos de cuatro minutos antes del despegue, una computadora del sistema terrestre activó un comando de aborto automático que pausó el reloj de la cuenta regresiva, según los funcionarios de la misión.

No estaba claro de inmediato por qué se activó el comando de aborto o cuánto tiempo llevaría resolver el problema subyacente. Pero la próxima ventana de lanzamiento disponible para la misión es el domingo alrededor del mediodía, seguida de dos oportunidades más el miércoles y el jueves.

El primer intento de Boeing de enviar una Starliner no tripulada a la estación espacial en 2019 fracasó debido a fallos de software e ingeniería. Un segundo intento en 2022 tuvo éxito, allanando el camino para los esfuerzos de conseguir que la primera misión de prueba tripulada despegue.

La cuenta regresiva del 6 de mayo se detuvo solo dos horas antes del tiempo de lanzamiento debido a una válvula de presión defectuosa en la etapa superior del Atlas.

Los dos miembros de la tripulación, los astronautas de la NASA Barry “Butch” Wilmore, de 61 años, y Sunita “Suni” Williams, de 58 años, habían estado sujetos en sus asientos a bordo de la nave durante un par de horas antes de que se suspendieran las actividades de lanzamiento el sábado. Los técnicos ayudaron a los astronautas a salir de la cápsula de manera segura aproximadamente una hora después de que el vuelo fuera cancelado.

No es raro en la industria espacial que las cuentas regresivas se detengan en el último momento y que los lanzamientos se pospongan durante días o semanas, incluso cuando se detectan fallos aparentemente menores o lecturas de sensores inusuales, especialmente en naves espaciales nuevas que transportan humanos por primera vez.

Mientras Boeing ha enfrentado dificultades, SpaceX se ha convertido en un taxi confiable a la órbita para la NASA, que está apoyando una nueva generación de naves espaciales construidas privadamente que pueden transportar astronautas a la ISS y, en el futuro, bajo su ambicioso programa Artemis, a la luna y eventualmente a Marte.

Starliner competiría directamente con la cápsula Crew Dragon de SpaceX, que desde 2020 ha sido el único vehículo de la NASA para enviar tripulación a la ISS desde el suelo estadounidense. El vuelo marcaría el primer viaje tripulado al espacio utilizando un cohete Atlas desde que la histórica familia de vehículos de lanzamiento Atlas envió astronautas, incluido John Glenn, en vuelos orbitales para el programa Mercury de la NASA en la década de 1960.

Colaboración Augenet | Reuters (Internacional).

blank
Sponsored by: BMW de México

Compartir este contenido: